• Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  1. Fiscalidad de los extranjeros

    El Inland Revenue Department es el organismo encargado de recaudar y gestionar los distintos impuestos a nivel estatal, es decir, el impuesto sobre la renta, el impuesto de sociedades, el impuesto sobre el valor añadido (GST), el impuesto de retención sobre intereses (RWT) y el impuesto sobre ganancias no monetarias (fringe benefits tax). Por su parte, los impuestos locales están gestionados por los distintos ayuntamientos. Customs New Zealand es el departamento encargado de gestionar los aranceles aduaneros.

    La reforma fiscal de 1980 introdujo el equivalente al IVA español y redujo el tipo máximo en el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Las ganancias de capital están exentas de tributación en Nueva Zelanda.

    Las empresas deben presentar declaración en 3 plazos fraccionados anuales, siendo el último plazo el 7 de julio para el año fiscal terminado en 31 de marzo.

    Los residentes son gravados por sus ingresos mundiales mientras que los no residentes deben tributar por los ingresos procedentes de fuentes neozelandesas.

    Componen la renta del contribuyente:

    • Rendimientos del trabajo (sueldos y salarios).

    • Rendimientos de actividades económicas (empresarios, profesionales,…).

    • Beneficios procedentes de la Seguridad Social.

    • Ganancias y pérdidas patrimoniales.

    • Ingresos procedentes de arrendamientos.

    • Beneficios procedentes de la venta de activos.

    • Ingresos obtenidos por un residente en el extranjero.

    • Ingresos procedentes de inversiones.

    El tipo impositivo a pagar es el mismo tanto para residentes como no residentes, progresivo y en función de cuatro tramos

    A estos tipos hay que añadir, sólo en el caso de los residentes, el llamado ACC Earners’ Levy, el objetivo de este impuesto es el de cubrir el coste de accidentes no laborales (Accident Compensation Corporation).

    IVA

    El Goods and Services Tax (GST) es un impuesto sobre el valor añadido que se aplica a todos los bienes y servicios vendidos en Nueva Zelanda. Actualmente la tarifa general está, en el 15% aunque existen algunos bienes y servicios que no están sujetos al pago de GST bien porque están exentos del mismo o porque son gravados a un tipo impositivo cero.

    Fringe Benefit tax (FBT)

    El FBT es un impuesto que debe pagar el empresario sobre los ingresos no monetarios concedidos a los trabajadores y/o sus familiares tales como vehículo, préstamos, contribuciones a seguros de enfermedad, accidente o vida, etc.

    Resident withholding tax (RWT)

    Los intereses procedentes de cuentas de inversión, ahorro o préstamos y los dividendos resultantes de la posesión de acciones o de fondos de inversión están sujetos a retención (RWT 33%). Se establecen cuatro tramos y tipos impositivos que coinciden con los del impuesto sobre la renta.

    Employer Superannuation Contribution Tax (ESCT)

    Cualquier aportación que la empresa haga a un fondo de pensiones a beneficio del trabajador (las llamadas “superannuation contributions”) está sujeta a impuestos. En el supuesto de que sea al trabajador el que solicite a la empresa que le practique retenciones del salario para pagar un fondo de pensiones privado las mismas no son consideradas “superannuation contributions”, y por lo tanto no están gravadas.

    Convenio para evitar la Doble Imposición

    El 28 de julio de 2005 se firmó en Wellington el Convenio entre el Reino de España y el Gobierno de Nueva Zelanda para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal.

Sitios web recomendados

  • Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE)
  • EURES - EURopean Employment Services / Servicios Europeos de Empleo
  • ICEX. España, Exportación e Inversiones
  • Cámaras
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
  • Empleo y becas en el Instituto Cervantes

Pie de página