Decálogo General

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  1. Infórmate antes de decidir

    Valora las ventajas e inconvenientes que supone irte a trabajar a otro país. Investiga las posibilidades reales de encontrar empleo o de abrir un negocio. Consulta las páginas oficiales de organismos y ministerios de España o del país elegido y, si es posible, habla con otras personas que ya hayan pasado la experiencia o se hayan establecido recientemente.

  2. Documéntate antes de salir

    Antes de viajar deberás reunir toda la documentación que pueda resultar útil en el país de destino: desde los documentos personales, como DNI o pasaporte en vigor, hasta los títulos o diplomas académicos que tengas y que acrediten tus estudios o dominio de idiomas. También deberás contar con los certificados de trabajo, contratos, documentación laboral o del desempleo, referencias de empresas, así como tarjeta sanitaria o seguro médico, permiso de conducir y datos bancarios.

  3. Requisitos de entrada y residencia

    Es importante informarse de modo específico sobre los requisitos de entrada y los criterios de residencia en cada país, pues hay diferencias considerables entre unos y otros Estados: visados, documentación de entrada, vacunas, resctricciones sobre objetos o equipajes, permisos de residencia y trabajo, medidas de seguridad,...

  4. Te instalas y te adaptas

    Una vez en el país debes aprender cuanto antes las cosas útiles para el dia a dia, desde el tipo de cambio, la potencia eléctrica, el horario de los supermercados o los bancos, el funcionamiento y precio de los trasportes públicos, las distancias, etc. y nunca olvides que eres tú quien debe adaptarse a las costumbres del país, conociéndolas y respetándolas.

  5. Conocer el idioma

    El inglés es lengua franca en casi todo el mundo y por ello es importante conocerla y dominarla, pero hay que tener en cuenta que en la mayoría de los países no será suficiente para obtener un trabajo cualificado. Estudia antes de irte la lengua del país que elijas y cuando llegues haz lo posible por completar tu formación, tanto en la calle como en una academia.

  6. Prepara el currículum

    Para elaborar tu currículum sigue las pautas para la elaboración que da el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o los consejos de EuroPass de la UE. En él deberás reflejar tu formación, conocimientos, habilidades y experiencia, pero sin exceder de dos o tres páginas. Puede ser útil colgar tu CV en la red, en páginas fiables, para ponerlo a disposición de posibles empleadores.

  7. Permiso de trabajo previo

    Una vez tomada la decisión de salir al extranjero en busca de empleo o para emprender un negocio, es muy importante saber que no todos los países permiten residir en ellos si previamente no se tiene un puesto de trabajo. Con carácter general, para trabajar fuera de la Unión Europea hay que obtener el oportuno permiso para trabajar antes de partir. Recuerda que si entras en otro país como estudiante o como turista, aunque tengas uno de estos visados no podrías trabajar en él, con carácter general.

  8. La asistencia médica

    En muchos países la mera cotización a la Seguridad Social, a diferencia de lo que ocurre en España, no da derecho a la asistencia sanitaria y se exige la residencia permanente. Otros países apenas ofrecen servicios de sanidad pública por lo que es conveniente suscribir convenios particulares con entidades asistenciales privadas si este extremo no se contempla en el contrato de trabajo. Por otra parte, puedes solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), que es el documento que acredita el derecho de su titular a recibir las prestaciones sanitarias que resulten necesarias, desde un punto de vista médico, durante su estancia temporal por motivos de trabajo, estudios, turismo, en el territorio de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo y en Suiza.

  9. Prepara el retorno a España

    Es recomendable que quienes tengan intención de regresar a nuestro país soliciten información para sus trámites de retorno en los Consulados de España, así como en las Consejerías de Empleo y Seguridad Social en los países en los que residan. Es importante recopilar toda la documentación que después te resultará útil al volver a España: documentos acreditativos de la actividad laboral, como contratos, nóminas o certificados, en el caso de empleo por cuenta ajena, certificados de alta de negocio o empresa, si es por cuenta propia, y en todo caso del pago de impuestos. También facturas de compra de los bienes que se quieran traer o la documentación relativa al automóvil.

  10. Tus derechos de retornado

    Los españoles retornados mayores de 65 años pueden beneficiarse de una prestación por razón de necesidad, si cumplen los requisitos. También se permite el acceso a la asistencia sanitaria para quienes no tengan derecho por ningún otro concepto a esa prestación. Asimismo, existen unas ayudas para la atención de las situaciones de extraordinaria necesidad de los retornados. El subsidio por desempleo para emigrantes retornados es una prestación económica a la que pueden acceder los trabajadores que retornen de países no pertenecientes al Espacio Económico Europeo, o con los que no exista Convenio sobre protección por desempleo, y no tengan derecho a la prestación por desempleo del nivel contributivo, pero cumplan determinados requisitos. El reconocimiento de esta prestación conlleva el derecho a la asistencia sanitaria y, en su caso, a la protección familiar.

Pie de página