UAFSE - Unidad Administradora del Fondo Social Europeo: FSE

Inicio
Programmation Gestion Supervision Évaluation Suivi Stratégique Communication
    Accueil >> FSE
FSE

LOGO FSE

EL FONDO SOCIAL EUROPEO

El Fondo Social Europeo (FSE) es uno de los Fondos Estructurales de la Unión Europea, creado desde 1957 para promover el empleo y el desarrollo de los recursos humanos en todos los países de la Unión.

Los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión participan de un objetivo común: corregir el desequilibrio entre las regiones más ricas y las menos desarrolladas con la intención de conseguir la cohesión económica y social en Europa.

El FSE contribuye a ese fin, al dedicar sus esfuerzos a fomentar el empleo en la UE. Ayuda a los Estados miembros a que las empresas y la población activa de Europa estén mejor preparados para afrontar los nuevos desafíos de la globalización.

Con él se distribuyen fondos entre las regiones y los Estados miembros, dirigidos fundamentalmente a aquellos con un menor grado de desarrollo económico.

Constituye un elemento fundamental de la Estrategia para el crecimiento y el empleo de la UE, que busca dotar a los ciudadanos de la UE de una mejor preparación y mejores perspectivas profesionales para, así, mejorar su nivel de vida.

Durante el periodo 2007-2013 las perspectivas financieras aprobadas permitirán distribuir alrededor de 75.000 millones de Euros entre las regiones y Estados miembros de la UE para contribuir a estos objetivos estratégicos.

La Estrategia para el crecimiento y el empleo es la más importante de las que ha puesto en marcha la UE para garantizar la prosperidad y el bienestar de los europeos, en la actualidad y en el futuro.

A raíz de la introducción, mediante el Tratado de Amsterdam, de un nuevo título sobre el empleo en el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, la coordinación de las políticas de empleo de los Estados miembros ha pasado a ser una prioridad comunitaria.

Sobre la base de estas nuevas disposiciones, el Consejo Europeo de Luxemburgo puso en marcha, en noviembre de 1997, la Estrategia europea de empleo (EEE) conocida también como «proceso de Luxemburgo».

La EEE constituye un programa anual de planificación, seguimiento, examen y ajuste de las políticas de los Estados miembros con objeto de coordinar los instrumentos que éstos utilizan para combatir el desempleo. La Estrategia se articula en torno a cuatro instrumentos:

  • directrices de empleo: prioridades comunes que establece la Comisión para las políticas de empleo de los Estados miembros;
  • planes nacionales de acción para el empleo (PNA) y, en los últimos años, programas nacionales de reforma: aplicación nacional de las orientaciones comunes;
  • informe conjunto sobre el empleo: síntesis de los planes o programas nacionales, que sirve de base para la elaboración de las directrices del año siguiente;
  • recomendaciones: adopción en el Consejo, por mayoría cualificada, de recomendaciones específicas para cada país.

En 2005, se revisó la estrategia de Lisboa a fin de concentrar aún más los esfuerzos en el desarrollo de un crecimiento sólido y duradero, y en la creación de más empleos y de mejor calidad.

Este relanzamiento de la estrategia de Lisboa ha conducido a una revisión completa de la EEE, cuyo nuevo proceso se puso en marcha en julio de 2005 con la aprobación por el Consejo Europeo de las directrices integradas para el crecimiento y el empleo.

La Estrategia europea de empleo revisada se apoya en cuatro instrumentos:

  • las orientaciones integradas para el crecimiento y el empleo (que, en adelante, se presentarán conjuntamente con las directrices para las políticas macroeconómicas y microeconómicas de la Unión por un período de tres años);
  • los programas nacionales de reforma, por país;
  • el informe anual de la Comisión sobre el crecimiento y el empleo en el que se examinan los 27 nuevos programas nacionales de reforma presentados por los Estados miembros;
  • las posibles recomendaciones que adopte el Consejo.

Las directrices integradas para el crecimiento y el empleo servirán de base para el programa comunitario de Lisboa y los programas nacionales de acción.

En este contexto, con la Estrategia Europea de Empleo se anima a los 27 Estados miembros a aumentar la capacidad de Europa para generar más y mejores empleos, y a dotar a la población de capacitación adecuada para desempeñarlos.

La Estrategia sirve de guía al FSE que, puesto que utiliza fondos europeos para alcanzar esos objetivos.

 

ÁMBITO DE ACTUACIÓN DEL FSE

Las inversiones del FSE alcanzan a todos los hombres y mujeres, pero se concentran en las regiones y territorios más necesitados (que reciben tres cuartas partes del total de los fondos). Sin embargo, aparte de los trabajadores de las regiones más pobres, también el resto recibe ayudas para entrar y avanzar en un mercado laboral en continuo cambio. Y por ello se sostiene que el FSE beneficia a toda la ciudadanía.

Se explica así que el reparto financiero del FSE se base en dos grandes objetivos:

El objetivo de convergencia:

Incluye a todas las regiones de la UE con un producto interior bruto (PIB) per cápita inferior al 75% de la media de la Comunidad. Los países y regiones subvencionables conforme al objetivo de convergencia reciben más del 80% de las ayudas de la UE.

El objetivo de competitividad regional y empleo:

Este objetivo cubre todas las regiones de la UE que no puedan acogerse al objetivo de convergencia.
En toda la Unión, ya sea bajo el objetivo de convergencia o bajo el de competitividad regional y empleo, el FSE proporciona ayudas en cuatro grandes áreas de acción:

  • Aumento de la adaptabilidad de los trabajadores y las empresas;
  • Mejora del acceso al empleo y a la inserción en el mercado de trabajo;
  • Refuerzo de la inclusión social; lucha contra la discriminación y mejor  acceso al mercado de trabajo para las personas menos favorecidas;
  • Promoción de asociaciones para introducir reformas en el empleo y la inclusión.

En las regiones y Estados miembros menos desarrollados, que entran dentro del ámbito del objetivo de convergencia, el FSE también subvenciona:

  • Iniciativas para aumentar y mejorar la inversión en capital humano, sobre todo mediante la mejora de los sistemas de enseñanza y formación;
  • Acciones dirigidas a desarrollar la capacidad institucional y la eficiencia de las Administraciones Públicas a escala nacional, regional y local.

Regiones subvencionables

El nivel de financiación con cargo al FSE varía de una región a otra en función de su riqueza relativa. Las regiones de la UE están divididas en cuatro categorías, basadas en su PIB regional per cápita en comparación con la media de la UE (UE de los 15 o de los 25).

El objetivo de convergencia incluye a:

Las regiones de convergencia: con un PIB per cápita inferior al 75% de la media de la UE-25
Las regiones en régimen de "exclusión gradual": con un PIB per cápita superior al 75% de la media de la UE-25 pero inferior al 75% de la media de la UE-15

El objetivo de competitividad regional y empleo incluye a:

Las regiones en régimen de "inclusión gradual": con un PIB per cápita inferior al 75% de la media de la UE-15 durante el periodo 2000-2006 pero superior al 75% de la media de la UE-15 durante el periodo 2007-201

Regiones de competitividad y empleo: se aplica a todas las demás regiones de la UE.

PIB per cápita

Haga click sobre la imagen para ampliarla:

mapa 

CÓMO ACTÚA EL FSE

La estrategia de empleo y el presupuesto del FSE se negocian y se deciden entre los estados miembros de la Unión Europea, el Parlamento y la Comisión. Sobre esta base los Estados miembros elaboran conjuntamente con la Comisión, programas operativos de siete años de duración.

La financiación del FSE se canaliza a través de los Estados miembros y las regiones. El FSE no financia proyectos directamente desde Bruselas.

Esta financiación del FSE es en realidad una cofinanciación, puesto que el apoyo financiero de la UE siempre corre paralelo a una financiación nacional pública o privada. La cofinanciación puede variar entre el 50 y el 85% del coste total de las intervenciones, en función de una serie de factores socioeconómicos.

Existe, en la forma de actuar del FSE, una gestión compartida desde el inicio, porque las líneas de las acciones del FSE se diseñan a escala europea, pero su ejecución sobre el terreno es responsabilidad de las autoridades nacionales o regionales relevantes de cada uno de los Estados miembros. Estas autoridades preparan sus programas operativos y se encargan de seleccionar los proyectos y llevar un seguimiento de los mismos.

Así, cada Estado miembro o región ha acordado, conjuntamente con la Comisión Europea, los programas operativos financiados al amparo del FSE, que constituyen cada Programación nacional para todo el periodo 2007-2013. Los programas operativos  definen las prioridades de intervención del FSE y sus objetivos.

Estos programas se ejecutan a través de organizaciones que abarcan a administraciones nacionales, regionales y locales, instituciones de enseñanza y formación, organizaciones no gubernamentales, agentes e interlocutores sociales, empresas, y asociaciones industriales y profesionales.

Las personas y entidades que quieran participar en las acciones del FSE deben ponerse en contacto con la autoridad de gestión del FSE designada para su Estado miembro.

 

ÁREAS EN LAS QUE INTERVIENE EL FSE

El FSE interviene en los mismos campos que actualmente preocupan o interesan a los distintos agentes del mercado laboral.

Trabajadores y nuevas cualificaciones

Ante el cada vez más frecuente proceso de globalización, trabajadores y empresas se enfrentan a nuevos desafíos, deben mejorar su capacidad de adaptación y abrirse a los rápidos cambios que impone el mercado laboral, con el fin de mejorar su empleabilidad.

El FSE mantiene la capacidad de adaptación de los trabajadores y empresas

Apoyando proyectos que :

  • Forman a los trabajadores para intentar evitar que caigan en el paro ;
  • Ofrecen asesoramiento profesional e individual, que incite a los individuos a administrar activamente sus carreras y profesiones ;
  • Apoyan la reclasificación profesional y los programas de movilidad de los trabajadores, de manera que les permita una movilidad interregional o transeuropea en las áreas de competencia más solicitadas
  • Mejoran el acceso a la formación, especialmente para los menos cualificados y trabajadores de edad avanzada ;
  • Ayudan a identificar las necesidades profesionales y futuras cualificaciones

Empresas en proceso de cambio

A medida que las empresas aprenden a adaptarse a un contexto de reestructuración permanente, es importante encontrar un buen equilibrio entre la  flexibilidad de las empresas y la seguridad de los trabajadores, a fin de contribuir y mantener el capital humano y la empleabilidad. Y para lograr este equilibrio es fundamental una planificación de los recursos humanos.

El FSE contribuye a administrar el cambio y a mantener las políticas activas de empleo apoyando proyectos encaminados a :

  • Financiar los sistemas de anticipación del cambio, como los destinados a mantener los observatorios de empleo, que prevén el cambio económico e identifican las necesidades futuras de formación, comunicándoselas a las regiones, sectores afectados, empresas e instituciones de formación ; o como los sistemas de asociaciones, que aúnan a empleadores, sindicatos y trabajadores en un esfuerzo común de anticiparse a las reestructuraciones.
  • Servir de apoyo en la reestructuración de las empresas y sectores. Se incluyen aquí proyectos de desarrollo de sistemas de alerta precoz en las empresas ; desarrollo de redes sectoriales entre las empresas, sindicatos u otros organismos ; o mantenimiento de redes profesionales para la gestión del cambio.
  • Apoyar a las personas. El mantenimiento a la adaptabilidad de los trabajadores se lleva a cabo a través de la capacidad de adaptación de la mano de obra.

Acceso al empleo e inclusión social

Dado que la cohesión social es el objetivo final de los Fondos europeos y que algunos grupos de personas continuan sufriendo exclusión social en Europa, es comprensible que el FSE incida especialmente en este campo de actuación.

Personas que sufren una minusvalía física, que les lleva a dudar de sus capacidades ; emigrantes considerados como poco cualificados en relación a otros ; personas con problemas de salud que precisan de cuidados de terceros, ;o minorías excluidas directamente en razón de su pertenencia específica a un grupo constituyen colectivos que sufren desventajas y exclusión de la sociedad, particularmente en el empleo.

El FSE financia la integración continua de los grupos desfavorecidos y las personas discapacitadas en el mercado de trabajo.

Emprendiendo acciones como :

  • El asesoramiento y formación adaptados a las necesidades específicas de las personas desfavorecidas y discapacitadas ;
  • La aportación de soluciones a problemas de integración e inserción profesional y la creación de empleos como factor de integración a través de la economía social para estos colectivos ;
  • El apoyo a la creación de empresas por personas que pertenezcan a colectivos desfavorecidos y discapacitados ;
  • La realización de campañas de sensibilización para combatir la discriminación, cambiar comportamientos y promover la diversidad en los lugares de trabajo.

Enseñanza y formación

Para que los trabajadores europeos se cuenten entre los mejores tienen que contar con una preparación sólida, que les dote de las cualificaciones necesarias para responder a las necesidades del mercado de trabajo y les permita evolucionar en le empleo.  Este aprendizaje no debe acabarse con los estudios, sino que debe convertirse en un proceso continuo.

Entre las políticas y estrategias destinadas a mejorar la cualificación de la mano de obra europea, la mayoría permiten mejorar los sistemas de educación y formación profesional y reforzar los nexos de unión entre formadores y empresas, para que la cualificación que se quiere impartir se corresponda con las necesidades de las empresas en todo momento.

En materia de capital humano, el FSE cubre el conjunto de actividades relativas a la educación y formación.

El  FSE apoya:

  • La elaboración y aplicación de las reformas necesarias de los sistemas de enseñanza, de modo que contribuyan a mejorar la empleabilidad de las personas. Estas reformas deben reforzar especialmente el interés y el acceso de los trabajadores a la educación y la formación a lo largo de la vida.
  • El trabajo en red entre los centros de enseñanza, los centros de investigación y tecnologías y las empresas, implicados todos ellos en la formación profesional. De este modo se garantiza la pertinencia y eficacia de los programas de formación, al tiempo que pueden hacerse aportaciones innovadoras a la educación y la formación.

Además, en las regiones menos desarrolladas de la UE, el FSE financia otras actividades como :

  • Introducir reformas en los sistemas educativos y formativos, de manera que se aumente la capacidad de respuesta de las personas a las necesidades de una sociedad basada en el conocimiento y la educación permanente.
  • Una mayor participación en la educación y la formación permanente, intentando reducir el abandono escolar, las diferencias en función del sexo en algunas materias, y mejorando el acceso a una educación de calidad.
  • Aumentar el potencial humano en investigación e innovación, especialmente en los estudios de tercer ciclo y la formación de investigadores.

Mujeres y empleo

A pesar del aumento de la participación de las mujeres en el mercado de trabajo y en la educación, continuan existiendo las diferencias hombre mujer en el mundo laboral. La igualdad de sexos frente al empleo es un factor clave de mantenimiento de crecimiento económico y de la creación de empleo.

El FSE sigue, en este nuevo periodo,  promoviendo el empleo de las mujeres

La importancia del respeto a la igualdad de sexos en el mercado de trabajo se contempla en la programación 2007-2013 de dos formas : integrando la dimension de género en el conjunto de las prioridades del FSE; y mediante acciones específicas destinadas a insertar a las mujeres en el mercado de trabajo y a mantenerlas en el.

Se trata de acciones encaminadas a :

  • Alentar el acceso y la participación de las mujeres en el mercado del trabajo,  evitando las diferencias en materia de remuneración y aportando una suficiente  independencia económica a las mujeres ;
  • Estimular la participación de las mujeres para acceder a los puestos de responsabilidad de las empresas, así como en puestos claves en el mundo de la ciencia y tecnología ;
  • Combatir la concepción estereotipada que existe en cuanto a los roles a desempeñar por hombres y mujeres tanto a la hora de orientarse profesionalmente como en la elección de las profesiones y trabajos y alentar la educación y formación permanente a lo largo de la vida del trabajador ;
  • Conciliar la vida profesional con la vida privada, facilitando el acceso a los servicios de guarderías y de atención a las personas dependientes.

Lucha contra la discriminación

Algunos grupos de la sociedad se enfrentan a una clara discriminación para lograr un trabajo en el mercado laboral o para conservar su empleo o evolucionar desde su puesto de trabajo.

Para combatir la discriminación en el acceso al empleo y en el lugar de trabajo el FSE

Financia medidas orientadas a :

  • Facilitar el retorno al empleo de los grupos afectadados por la discriminación ;
  • Preconizar la diversidad en el lugar de trabajo con el fin de combatir la discriminación y sensibilizar a la gente;
  • Aumentar la participación de los emigrantes al empleo y, consecuentemente, reforzar su integración social.

Trabajo en asociación

El desarrollo de las políticas de empleo, la inclusión social y el aprendizaje son cuestiones complejas que requieren la colaboración de múltiples instituciones.

 El FSE, además de organizarse en torno a un amplio partenariado, anima el trabajo en asociación

Financiando actividades que :

  • Animen a trabajar a través de redes constituidas entre los distintos agentes que intervienen en el desarrollo de proyectos del FSE, en particular interlocutores sociales y ONGs, tanto a nivel europeo, como nacional, regional o local ;
  • Apoyen la introducción de ONGs y agentes sociales en los proyectos del FSE, especialmente cuanto se trata de proyectos de inclusión social e igualdad de oportunidades.

Mejores servicios públicos

Puesto que la puesta en marcha y aplicación de las políticas de empleo en los Estados miembros continua siendo responsabilidad de los organismos públicos, y a fin de contribuir a la calidad y eficacia de sus servicios, se hace necesario introducir sistemas modernos en administración y gestión en aquellas instituciones encargadas del desarrollo de las estrategias de empleo.

El FSE defiende el refuerzo de los servicios públicos

A través de :

  • La modernización y refuerzo de las instituciones del mercado de trabajo, a imagen de las oficinas y servicios de empleo ;
  • La mejora en los sistemas de enseñanza y formación, con nuevos programas escolares o diplomas, o la actualización de conocimientos de los formadores ;
  • Garantizando una gestión de gobierno eficaz, impulsando por ejemplo la participación de interlocutores sociales en la elaboración y gestión de los programas ;
  • Animar la participation de ONGs en las iniciativas de creacion de empleo y en su programación y proyectos, sobre todo en los que se refieren a proyectos de inclusión social e igualdad de sexos y de oportunidades

Proyectos y redes transnacionales

En un mundo donde la adaptación a los cambios deben realizarse casi de modo inmediato, las ideas nuevas, las aportaciones innovadoras sobre el terreno y las nuevas cualificaciones se hacen casi necesarias. Colaborar y compartir experiencias mas allá de nuestras fronteras resulta ser un medio eficaz para alcanzar estas metas.

En el periodo anterior 2000-2007, la iniciativa comunitaria Equal fué el vehículo del FSE encargado de promover las acciones transnacionales e innovadoras. Sirvió de laboratorio para la Estrategia Europea de Empleo y el procedimiento de inclusión social.

Gracias al éxito alcanzado con Equal, el FSE aplica las lecciones de esta iniciativa a todas las intervenciones previstas en 2007-2013.

El FSE practica la transnacionalidad

A través de cuatro tipo de categorias :

  • Cooperación entre los proyectos de los distintos estados miembros ;
  • Cooperación entre las redes nacionales especializadas en un tema o problema específico ;
  • Cooperación entre los organismos o partenariados de una zona ;
  • Asociaciones entre los organismos nacionales.

El ejercicio de la transnacionalidad debería : estimular y animar la innovación ; compartir las lecciones aprendidas y desarrollar las bases de una evaluación que permita evitar cometer errores y reproducir los proyectos que han sido exitosos ; reforzar la dimensión europea de las políticas y prácticas de empleo.

 

NOUVEAUTÉS

Copyright 2017 UAFSE - Accesibilité - Aviso Legal - Aide - Web cofinancé par le FSE - Bandera Europea - UAFSE 2000-2006